COLABORACIÓN CON CÉSAR BIOJÓ

¿Por qué no firmas tus obras?

Lo bonito de la fotografía, y del arte en general, es que te ayuda a acercarte mucho más a lo bello de lo desconocido. Conoces mejor lo que te rodea, porque lo observas, lo captas, y si lo aceptas, lo intentas transportar al fantástico mundo de tu imaginación y hacerlo tuyo. La obra de César Biojó ha ido evolucionando con el tiempo. Comenzó pintando retratos, podríamos decir, "al uso". Practicó y practicó hasta lograr perfeccionar su técnica. Sin embargo, esto le llevó a aborrecer su obra. Tenía todo tan controlado que le faltaba una motivación, algo que le inquietase. Quería recuperar ese miedo, ese descontrol que tenía sobre la obra cuando empezó. Así que decidió crear su propia seña de identidad: retratos al óleo creados a través de la destrucción. De esta manera, el concepto de tiempo se introduce y connota algunos conceptos que son inherentes al ser humano, como la creación, la destrucción, lo perecedero y lo efímero. 

Y es precisamente esta, insiste César, la firma por la que toda persona debe reconocer su obra, lejos de un simple garabato (la suya siempre está escondida en un lugar de la obra).

César estudió Historia del Arte y Bellas Artes en la Universidad Estatal de Florida, siguió una maestría en Producción de Arte e Investigación y actualmente está trabajando en su doctorado en la Universidad de Barcelona. Ese continuo aprender le lleva a reinventarse constantemente y probar nuevas técnicas.

 

"Siento que estoy en un periodo en el que me he estado copiando a mí mismo. No es momento de producir, sino de experimentar, jugar y fracasar para aprender nuevas maneras de comunicarme".

 

César es un artista disciplinado. No cree en los genios, sino en el arte que esconden y su capacidad para crear cosas nuevas. Busca inspiración en todas partes, no solo en museos donde exponen los grandes artistas. "Hace unos años vi a los trabajadores en la calle aplanando el asfalto con una espátula, y cuando fui a Bruselas, vi una exposición de Nicolas Staël que me motivó a empezar a usar esta técnica en mi pintura". 

 

"Picasso no es ningún superhéroe. A Picasso no le picó ningún pincel radioactivo que le diera poderes cubistas. Picasso era simplemente un ser humano que tenía una pasión y le dedicaba mucho tiempo al trabajo".

(Link vídeo: César Biojó, TEDxUniversidaddeNavarra)

 

DISTRIBUCIÓN DEL TIEMPO QUE DEDICAS EN CADA OBRA

 

"Permítete jugar y fallar... pero no dejes de jugar"